La medida alcanza a alrededor de 1,8 millones de hogares distribuidos en todo el país que no estaban cubiertos por ningún tipo de plan social.

Hace tres años, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, anunciaba la puesta en marcha de la Asignación Universal por Hijo para Protección Social (AUH). La medida significó la ampliación de las asignaciones familiares a los menores de 18 años de padres desempleados, monotributistas sociales, trabajadores del servicio doméstico o del mercado informal, con el fin de llegar a las familias que realmente lo necesitan.

Diego Bossio, Director Ejecutivo de la ANSES, resaltó: “La Asignación Universal permitió alcanzar un histórico piso de protección social en nuestro país y se convirtió en la medida más inclusiva de los últimos 50 años. Se trata de una medida que, con gran visión estadista, tomó la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y que vino a curar y suturar las heridas abiertas en el tejido social por el neoliberalismo en nuestro país.” Y agregó que “sus efectos positivos los vemos todos los días, pero se van a sentir fuertemente en el futuro, cuando los niños y adolescentes ya sean adultos y hayamos mejorado la igualdad de oportunidades con más y mejor salud y educación. La Asignación Universal por Hijo es una apuesta al futuro y a la esperanza de todos los argentinos”.

La AUH comenzó a implementarse en noviembre de 2009, con el pago de una suma mensual, que en ese momento ascendía a los $180 por hijo. En octubre de 2010 pasó a $220 y, en octubre del año pasado, se ubicó en $270. La tercera actualización realizada el mes pasado es la más alta, con un aumento del 25,9% que alcanza, actualmente, los $340 por hijo y los $1200 por cada hijo con discapacidad.

La Asignación Universal llega a 1,8 millones de hogares distribuidos en todo el país, cubriendo a más de 3,5 millones de niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad.

Bossio recordó el proceso de implementación de la medida: “Fue una tarea realmente titánica. ANSES vivió una transformación muy fuerte para poder hacer frente a la implementación de la Asignación Universal por Hijo en tiempo record y sin afectar el resto de las prestaciones que brinda el organismo. Para sus trabajadores es un logro enorme que nos llena de orgullo. Esto habla también del compromiso y de la responsabilidad de los empleados de la Seguridad Social.”

Es requisito fundamental presentar, en las delegaciones de la ANSES, la Libreta Nacional o Formulario de Seguridad Social, Salud y Educación que constata los controles médicos, los esquemas de vacunación y la asistencia de los niños a la escuela. El 80% del valor de esta asignación se liquida en forma mensual y el 20% restante se acumula y se liquida una vez al año cuando se acredita la documentación.

Gracias a estos controles, la AUH significó un aumento importante en la cobertura de salud, especialmente de los más pequeños. Además influyó, significativamente, en el aumento de la matrícula escolar y de la asistencia de los chicos a los colegios.